No se avergüence del tamaño


30 Sep
30Sep

A los buceadores desde el comienzo nos repiten, una y otra vez, la importancia de llevar con nosotros al menos un instrumento de corte, y preferiblemente dos. Cortadores de línea, tijeras, cuchillos de varios tipos, con punta, sin punta, serrados, lisos, de doble cara, y varios etcéteras. Todos parecen adecuados para cortar líneas de pesca y cuerdas de fibras naturales o sintéticas; incluso algunas de buen tamaño. Sin embargo hay algunos aspectos importantes de considerar. En primer lugar no elija el modelo más barato [1], el más pequeño, el que tenga el peor agarre, el de menos filo; en otras palabras no compre lo peor que encuentre. Ahorrarse un poco de dinero puede no ser la mejor idea al adquirir una herramienta que en caso de realmente necesitarla será la que deberá salvarle la vida. Tenga en cuenta que un cuchillo de mala calidad es peor que nada. No le servirá de mucho cuando la situación se ponga complicada. Y le dará una falsa sensación de seguridad, que puede ser la causa por la cual opte por dejar de lado la herramienta que sí le sería adecuada.

Si va a recorrer un naufragio “a lo turista”, por el exterior, con mínima penetración, en aguas cálidas, con amplia visibilidad y luz abundante, rodeado de una veintena de buzos y hombro con hombro con su compañero, la posibilidad de enredarse en una línea de pesca o algo similar puede no parecer muy preocupante. Muy probablemente podrá liberarse por si solo o con la ayuda de su compañero, y tal vez no necesite ni siquiera echar mano a sus herramientas de corte. Ya tendrá una anécdota para contar durante la cena de camaradería esa misma noche.

Pero los bucedores de naufragios generalmente recorren entornos muy diferentes y en condiciones muy variables. Verse enredado dentro de un naufragio a 70 metros o 231 pies, con escasa visibilidad, en un pasaje estrecho, vistiendo un grueso traje de neopreno, es suficiente para preocupar al más ducho de los buceadores. Allí lo que menos queremos es recordar que nuestro cuchillo es tan pequeño que apenas podemos agarrarlo con los gruesos guantes que estamos usando. Y que por la forma de su empuñadura va a ser difícil aplicarle la presión que estamos imaginando será necesaria para que corte con facilidad los cables que vimos colgando del techo unos metros más atrás y que temamos sean la causa del enredo.

¿Tijeras? Mmmm … a pesar de que algunas de ellas son buenas para cortar diferentes líneas y hasta cables de cierto grosor, muchas veces se nos dificulta su uso con los gruesos guantes que utilizamos en aguas frías. Algunas tijeras no son nada fáciles de mantener afiladas. La gran mayoría de ellas poseen un mango (¿así se llama?) que no permite aplicar buena fuerza, sobre todo en ciertas posiciones en las que nos pueda tocar utilizarlas. No obstante ello, si consigue unas buenas tijeras, con un buen mango, fuertes y filosas, sin duda le serán un buen respaldo a su cuchillo primario.

Para bucear naufragios debería tener al menos un cuchillo grande. Pero no se olvide de la tan mentada redundancia y lleve al menos dos; tres si bucea Solo [2]. Que sea pesado, de buen mango, filoso, resistente. Con el que pueda cortar cualquier línea de pesca, cualquier cuerda y hasta algunos cables eléctricos. Que además sirva para hacer palanca contra piezas del naufragio que hayan “capturado” partes de su equipo. Que le pueda servir de martillo improvisado y como una pequeña extensión de su brazo para alcanzar algo donde sus dedos tal vez no lleguen. En condiciones de poca visibilidad, se lo puede usar como anclaje para atar el reel y utilizarlo como línea de auxilio para regresar a un naufragio del cual haya sido barrido por la corriente. Por su parte, si en algún momento se pregunta a si mismo sobre la conveniencia de elegir un cuchillo primario serrado o liso, casi con seguridad la respuesta correcta será: ¡ambos!

Voy a repetir lo que expresé un poco mas arriba, para que quede muy pero muy claro: buceando naufragios no es buena estrategia apostarse el final feliz de una posible situación de enredo a un cuchillo corto, con poco filo, ni a un cortador de líneas o una pequeña tijera. Incluya al menos un cuchillo adecuado al entorno donde buceará. No se olvide ni le reste importancia a la redundancia. Y no se deje intimidar; que llevar un cuchillo grande no le cause aprensión [4] [5].

¿Titanio si, o titanio no? Para mi es un rotundo “NO”. El titanio es altamente inflamable en condiciones de gran concentración de oxígeno. Los cilindros de descompresión tienen alta concentración de oxígeno, a alta presión, en los que con cierta facilidad se puede producir un escape inesperado. No es bueno que eso suceda sobre nuestro cuchillo de titanio, sobre todo luego de que éste ha sido maltratado y titanio crudo (libre de óxido de titanio) es expuesto. Lo se, la probabilidad de que algo de esto suceda es baja, pero no es igual a cero [8]. Escoja un cuchillo de acero inoxidable, cuídelo, engráselo, afílelo (no se imagino cuanto rezongo porque los mios no me quedan tan afilados como desearía), límpielo bien luego de bucear una semana en agua salada.

Una nota que tal vez esté de más: los cuchillos no son juguetes. Asumo que el buceador que los posea sea una persona con la madurez suficiente para no ponerse a juguetear con los mismos. Aquel que no lo sea no debería estar buceando, o al menos debería quedarse en el arrecife a poca profundidad, en aguas abiertas, claras y templadas. Para él una tijera, un cortador de línea o un cuchillo sin punta son lo más recomendable; por su bien y el de sus compañeros.


__________
[1] “Barato” o “caro” es un término muy relativo y al mismo tiempo poco específico. Déjeme expresarlo de otra manera: en lo relacionado con el precio del cuchillo que compre, no elija uno que cueste menos de lo que gastaría en una cena informal. Un cuchillo de diez, veinte o treinta dólares seguramente será de mala calidad en la hoja y en la empuñadura. Por otro lado, tampoco se gaste en el cuchillo lo mismo que en la primera etapa del regulador que usa. Un cuchillo de 200 dólares puede ponerlo en la difícil situación de tener que pensar si llevarlo o dejarlo en el barco “para no perderlo”, lo cual obviamente sería una muy mala decisión. Cómprese un cuchillo de buena calidad, pero que al mismo tiempo no le cause ninguna angustia golpearlo, usarlo para hacer palanca, o tirarlo si fuese necesario.
[2] Aquí donde yo buceo hay una expresión “buceada de tres cuchillos” [3] que aún sigue siendo utilizada por los más veteranos para indicar aquellos casos en los que, por mayores peligros de quedar enredado, se recomienda llevar redundancia de la redundancia. En realidad no estoy seguro si la expresión es local o “importada”, pero aquí la he conocido.
[3] Hace unos días, conversando con otro buzo local, no nos pudimos poner de acuerdo con respecto a dicha expresión. Él asegura que es "buceada de dos cuchillos", y no de tres, como la recuerdo yo. De cualquier manera, la intención de la misma es hacer notar que en esa buceada en particular la redundancia de las herramientas de corte es muy pero muy importante.
[4] Debemos agradecer por ello a algunos instructores y muchos artículos y notas que sistemáticamente ridiculizan el llevar cuchillos que no parezcan juguetes; tildando semejante osadía de comportamiento o actitud “puramente a lo macho” [5] [6]. Nada más alejado de la realidad. Se olvidan que no todo el buceo se realiza a 10 metros o 30 pies de profundidad y que no toda situación de enredo sucede con una solitaria y delgada línea de pesca, ni se soluciona en 5 segundos con un pequeño cuchillo desafilado.
[5] Cuidado con los malos consejos de quien “conoce la verdad absoluta de lo que no bucea asiduamente”. Puede no ser mala intención de su parte, tal vez lo haya aprendido de esa manera y trate de transmitirlo sin detenerse a pensarlo a fondo. De cualquier manera todos deberíamos aceptar que no hay una sola manera de hacer las cosas y que diferentes entornos pueden requerir diferentes herramientas y estrategias.
[6] Muchas veces el problema se centra en que quienes ridiculizan el utilizar cuchillos grandes olvidan mencionar el entorno de aplicación de sus afirmaciones. Me imagino que muchos de ellos se están refiriendo a buceadas básicas, en entornos amigables y con abundante ayuda por parte de terceros. Omiten mencionar que hay otras condiciones de buceo en las cuales un gran número de buceadores bucean a diario. Parecería que no lo dicen para que no se entienda que están recomendando a buceadores no experimentados bucear en esos entornos o de la manera que esos otros buzos lo hacen [7].
[7] Es como si una y otra vez un individuo buscando información sobre, por ejemplo, la raíz cuadrada, encontrara la afirmación de que “no existe la raíz cuadrada de números negativos”. Sabemos que no es cierto, existe, solamente que no lo hace en el conjunto de los números reales (éstos son el conjunto de los números racionales y los irracionales), sino en el de los imaginarios (representados, en el plano cartesiano, por un eje vertical y perpendicular al eje de los números reales y que lo cruza en el cero).
[8] Titanium in a Hyperbaric Oxygen Environment May pose a Fire Risk, Jonas Hink and Erik Jansen, https://www.uhms.org/images/Safety-Articles/titanium_hbo_fire_risk_hink.pdf 
[8] A sutdy of metal ignitions I. The spontaneous ignition of titanium, F.E. Litman, F.M. Church, E.M. Kinddrman, https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/0022508861900121