Buceando Solo


18 Feb
18Feb

Buceando Solo [1]


Aquellos que de vez en cuando buceamos Solo no nos quedamos cortos en encontrar razones del porqué. Pero en el fondo, el motivo real por el que la gran mayoría de nosotros lo hacemos es simplemente porque nos gusta. Sabemos que a muchos les puede parecer extraño; sobre todo sin han caído previamente en las manos, o las páginas, de tantos quienes explícitamente desaprueban esa práctica.

Mas allá de que se pueda o no compartirlo, debemos reconocer que éste es un tema totalmente subjetivo. No hay argumentos lógicos que por si solos puedan “convencer” a nadie para que le guste. Al mismo tiempo no hay razones absolutas que descalifiquen ese gusto o antojo. No existe un motivo supremo o una razón universal para aceptar o rechazar categóricamente y bajo todo tipo de circunstancias el bucear Solo [2].

Mucho se ha dicho en apoyo o rechazo de esta práctica, pero al final de cuentas siempre se está en el campo de las preferencias individuales. Por un lado tenemos el reclamo de respeto a la libertad de opción y por el otro las buenas intenciones de cuidar al prójimo aún contra su propia voluntad. Ese camino es muy escabroso y es casi imposible evitar que la discusión se vaya a terrenos filosóficos, donde ponerse de acuerdo ya no importa tanto como expresar nuestro punto de vista, moleste a quien moleste. En ese terreno las posiciones más comunes de ambos frentes esconden por un lado cierta desconsideración para con terceros y por el otro puntos de vista un tanto egoístas.

Concuerdo que para quienes bucean una y otra vez en arrecifes coloridos, el compartir las buceadas con sus iguales es gran parte del disfrute. En esos casos sin duda la gran mayoría de quienes a veces buceamos Solo también compartimos esa postura. Pero el bucear Solo tiene sus peculiaridades; y en lo que respecta al buceo deportivo es realizado generalmente por buceadores técnicos, en buceadas con un objetivo en concreto. Pueden ser naufragios, cuevas, fotografía, o lo que se les pueda ocurrir. Raramente, y no digo nunca o siempre porque no me gustan los absolutos, un buceador novato esté aburrido y decida ir a bucear a la playa en solitario. Si lo hiciera no estaría haciendo eso que llamamos bucear Solo. En otras palabras el buceo en solitario puede ser, pero no necesariamente tiene que serlo, bucear Solo. Son dos cosas diferentes. Hay que tener presente de cuál de ellas estamos hablando cuando a bucear Solo nos referimos.

Bucear Solo es una manera de planear y encarar la buceada, es una estrategia de redundancia [3] y control del riesgo. El camino requiriere conocimiento y experiencia, aprendizaje formal e informal, conversaciones e intercambio de ideas con allegados y buzos en general con gustos similares, pruebas, ajustes y más pruebas. Ya lo dije pero lo repito una vez más, requiere experiencia debidamente adquirida, progresiva, a paso lento pero seguro.

Por lo dicho en el párrafo anterior es obvio que bucear Solo no es contar con una certificación que avale que podemos hacerlo. Esta afirmación es válida para cualquier certificación, la tarjeta no hace al buzo, pero es mucho más evidente para el buceador Solo. Lo que el buceador de naufragios debe aprender y la experiencia que poco a poco debe ganar para poder hacer buceadas de penetración en solitario caen totalmente fuera del alcance de las certificaciones de buceador Solo o buceador autosuficiente que varias agencias venden (si, es un producto). Esas certificaciones son un punto de partida, nadie en su sano juicio, con las 100 buceadas que el poder inscribirse en el programa de buceador autosufuciente requiere, y luego de certificarse, se tirará al agua en solitario a penetrar un oscuro naufragio “porque ya está autorizado” [4].


___________________
[1] “Solo”, con la ese mayúscula, hace referencia al tipo de buceo en solitario o autoficiente que se apoya en métodos y estrategias debidamente pensadas para afrontar los posibles inconvenientes que durante la buceada se puedan suceder, sin la ayuda de un compañero.
[2] Revise la sección titulada “DESCARGOS” en este blog, para refrescar la memoria sobre los peligros del buceo en general y la necesidad de aprender, ganar experiencia y no creer todo lo que se diga por aquí y por allí. No me haga caso, piense y saque sus propias conclusiones.
[3] Tres es dos, dos es uno y uno es ninguno.
[4] En realidad esas certificaciones de buceo en solitario son certificaciones recreativas, no técnicas, y aclaran explícitamente que no son aplicables al buceo técnico en general y a los entornos cubiertos y buceadas con paradas de descompresión mandatorias en particular.