Contradifusión Isobárica (CDI)


11 Jun
11Jun


Recordemos que la CDI es la ocurrencia de un estado de supersaturación repentina [1] cuyo valor supera el valor-M [2] de un tejido, que se da cuando a una determinad presión (Isobárica, sin cambio de presión externa) el tejido en cuestión tiene intercambio (Difusión) de dos gases en direcciones opuestas (Contra). Si el que ingresa al tejido lo hace más deprisa de lo que el otro lo abandona se produce el problema, que no es menor. Dado que estamos hablando de dos gases inertes, queda claro que todo esto es aplicable solamente a los buceadores que utilizan Helio, He, u otro gas inerte en la mezcla de fondo, desplazando al tradicional Nitrógeno, N2. Según el estado actual del tema, los conceptos de CDI no son aplicables a buceadores que solamente utilizan Aire o Nitrox.

Los tipos más comunes de CDI son la superficial y la de tejidos internos. La primera de ellas, la superficial, se produce cuando el buceador se encuentra rodeado por un gas inerte más ligero que los presentes en la mezcla que esté respirando. En nuestro caso puntual del buceo recreativo ésto podría darse al utilizar un traje seco que infláramos con una mezcla de fondo rica en He y pobre en N2, y pasamos a respirar una mezcla rica en N2 y pobre en He durante un cambio a gas de deco. Afortunadamente los buceadores recreativos generalmente no hacemos ésto, sino que portamos un pequeño cilindro conteniendo Argón, Ar, exclusivamente para inflar nuestro traje seco. Este gas presenta mejores características de aislante térmico que el Aire o las mezclas ricas en He, por ello se lo utiliza, y de paso, dado que es un gas considerablemente más pesado que el He y el N2 nos soluciona el asunto de la CDI superficial.

La CDI de tejidos internos merece otro tipo de atención, ya que puede causar trastornos serios, sobre todo en el oído interno. En una buceada típica se pueden utilizar mezclas de fondo ricas en He y pobres en o carentes de N2. Nuestros tejidos se van saturando con He y al ascender se produce la supersaturación de los mismos, lo que conlleva a seguir determinado perfil de ascenso para limitarla según los criterios que el buzo haya elegido. Pero cuando llega la hora de hacer el primer cambio de gas a la primera mezcla de deco, si ésta es rica en N2 y pobre en o carente de He, puede ocurrir que la diferencia de presión parcial entre el ahora abundante N2 del torrente sanguíneo y el pobre N2 de algún tejido en particular genere un ritmo de disfusión del N2 hacia ese tejido que produzca ese estado de extra-supersaturación que mencionara en el primer párrafo [3]. Afortunadamente el N2 es más lento en su difusión que el He, por lo cual cuando el primero comienza a difundirse al tejido, el segundo ya le lleva ventaja difundiéndose hacia afuera del mismo.

La excepción parece ser el oído interno. En él el intercambio de gases se produce a travéz de varios tejodos o membranas que limitan la difsión de dichos gases en ambos sentidos, entre partes del tejido y el sistema circulatorio encargado de transportar dichos gases desde y hacia los pulmones. Tan así que se ha sugerido que los modelos de gas disuelto pueden no estar modelando adecuadamente los procesos de difusión que se producen en dichos tejidos [4]. David Doolette y Simon Mitchell, quienes proponen este modelo, apuntan fundamentalmente a buceadas que involucran mezclas de fondo del tipo Heliox, sin N2; a pesar de que la publicación utilizan como ejemplo el caso de un buceador que utilizó Trimix como diluyente en su recirculador. Ésto en si mismo no le quita aplicabilidad al modelo para buceadores técnicos de circuito abierto usando Trimix con 20, 30 o 40% de N2, pero no los hace el foco del mismo.

Otra explicación que algunos buceadores rápidamente han aceptado, tal vez debido a que propone una solución práctica al problema, se centra en la diferencia en la solubilidad que el N2 y He poseen. El nitrógeno es un poco menos de 5 veces más soluble en lípidos que el He; por lo tanto la solución práctica pasa por no dejar aumentar la presión parcial del N2, PN2, más de un quinto de lo que la presión parcial del He, PHe, se reduce [5]. Steve Burton, quien propone esta solución, apunta al tipo de buceadas que los buceadores técnicos generalmente realizamos cuando utilizamos Trimix. Tal vez ello haya contribuido a su popularización.

Un artículo muy interesante de Glenn H Taylor, del Centro de Investigación Submarina NOAA, de la Universidad de Carolina del Norte, cubre muchos de estos detalles y compara los resultados arrojados por algunos de los más populares programas de planificación de buceadas [6].

__________
[1] Recordemos que la supersaturación, en uno o más tejidos, no es de por si algo malo, sino que es el mecanismo físico que permite la eliminación de los gases inertes absorvidos por dichos tejidos.
[2] Los valores-M referidos son los propuestos por Albert Bühlmann, que son una variante de los previamente propuestos por Robert Workman, y que establecen un valor máximo que la supersaturación de un tejido en particular no debería superar. De hacerlo el gas inerte en cuestión podrá salir de solución, lo cual a su vez podría ocacionar la aparición de la enfermedad de descompresión.
[3] Este estado de extra-supersaturación sería la consecuencia no ya de uno sino de los dos gases inertes, N2 y He, superando la capacidad del tejido de mantener ambos gases en solución a la presión ambiente en la que el efecto se esté desarrollando.
[4] David J. Doolette and Simon J. Mitchell, Biophysical basis for inner ear decompression sickness. https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwi3-JePovvpAhXOTTABHSmmAPoQFjACegQIBRAB&url=https%3A%2F%2Fjournals.physiology.org%2Fdoi%2Fpdf%2F10.1152%2Fjapplphysiol.01090.2002&usg=AOvVaw1wdpWYSpRoBslp96e3jDIR
[5] Steve Burton, Isobaric Counter Difusion - How to avoid a Isobaric Counter Difusion hit. https://www.scubaengineer.com/isobaric_counter_diffusion.htm
[6] Glenn H Taylor, NOAA Undersea Research Center. https://pdfs.semanticscholar.org/2cb0/a9f3ba16aa77d6c52934efd697617cefd825.pdf




30May